Alpinismo fallido: amigos, ¿para qué les quiero?