Avances tecnológicos para un mundo más justo

Los avances tecnológicos te permiten hacer las cosas más rápido, o tener una vida más cómoda, o mejor entretenimiento. Sin embargo, también sirven para buscar el bien común. Lo mejor de todo: muchos de esos avances te están esperando para ayudar a mejorar vidas.

Como sabes, uno de los problemas más apremiantes del mundo es el hecho de que mientras unos pocos tienen abundantes recursos, hay mucha más gente que tiene casi nada. Digital Green busca cambiar eso, difundiendo información entre las comunidades pobres para que puedan mejorar su producción agrícola, sus prácticas de salud y nutrición. Su método: a las comunidades con las que trabajan les dan un smartphone o una cámara; esas comunidades graban sus mejores prácticas (por ejemplo: si el pueblo X descubrió una forma para regar su sembradío sin gastar tanta agua, o si la comunidad Y tiene consejos para alimentar a los niños con productos de la región, etc.); esos videos se suben a su página web, donde están disponibles de manera gratuita para quien esté interesado o pueda darle utilidad a esa información.

Otro gran problema es que la gente pobre no tiene acceso a la electricidad: a veces, sus gobiernos sencillamente no instalan cables de luz. Lightning Global plantea la única solución posible: llevar electricidad sin cables a esas poblaciones. ¿Sin cables? Sí, usando tecnología desarrollada por Nikola Tesla hace más de cien años. Gracias a Global Lightning, en los próximos años gente en África, Asia y Oceanía tendrá electricidad gratuita y generalizada por primera vez en la historia. Además, esta tecnología de energía solar está a la venta, y puedes comprarla para apoyar, pero también para que la carga de tu tablet sea gratis, siempre. Hay otros avances tecnológicos que también buscan llevar energía limpia a más gente, como la estufa solar de GoSun.

Pero no necesitas comprar un producto o unirte a un gran proyecto global para hacer que los avances tecnológicos se pongan al servicio del bien común. Existen decenas de apps con las que puedes poner tu grano de arena. Está, por ejemplo, Good Guide. Con esta app, escanea el código de barras de cualquier producto, y sabrás si la marca que estás comprando trabaja con buenas prácticas o no: si practica el comercio justo, si emplea a trabajadores legalmente, o si, por el contrario, daña al medio ambiente, si hace competencia desleal, etcétera. Con esa información podrás decidir comprar o no el producto de la marca en cuestión, que es, al fin y al cabo, lo que más le afecta a cualquier negocio.

La tecnología puede recordarte que los buenos actos son el principio de un mundo más justo. Con apps como Pay It Forward, tendrás justificaciones diarias para cambiar el mundo poco a poco. Ésta te sugiere cada día un acto de bondad, y, asimismo, puedes llevar registro de tus buenas acciones, compartirlas y ver en qué parte del mundo la gente es más bondadosa.

La tecnología no hace al mundo más justo automáticamente. Además, que el mundo sea mejor no depende de las herramientas tecnológicas, sino de ti. ¿Estás listo para comenzar a cambiarlo?

[cf]skyword_tracking_tag[/cf]